domingo, junio 04, 2006

Biselar las puntas


Hay que añadir un nuevo bisel a las bordas antes de unirlas (y ya hay ganas!) Hasta el momento las puntas entraban en contacto sólo por su borde inferior. Para asegurar una unión firme hay que aumentar la superfície de contacto. La forma más sencilla y precisa es pasar un serrucho repetidas veces entre la unión, hasta que en su parte inferior el conjunto mida la anchura prevista para las piezas de proa y popa. Hay que cuidar de no abrir una nueva entalla. Se trata de una labor más de raspa que de corte. Es una de las pocas ocasiones en que un mal serrucho "occidental", por su triscado, resulta más eficaz que un buen serrucho japonés. Al fin y al cabo, la mejor navaja de afeitar resulta un pésimo abrecartas.

2 comentarios:

franvaldemar dijo...

¿te refieres al esceso de triscado de los serruchos occidentales?

Xevi dijo...

No creo que sea un exceso, están diseñados así para abrir una entalla ancha que permita el paso del resto de la hoja. Los japoneses casi ni tienen triscado y la hoja pasa porqué es progresivamente mas estrecha. Para este trabajo en concreto una herramienta que trabaje "por los lados" es más eficaz.