lunes, agosto 14, 2006

Listo para congelar


Antes de coser la lona se puede envolver cuidadosamente el qajaq en plástico de embalaje con la excusa de probarlo. Se le dan vueltas de proa a popa primero y de popa a proa despues, de manera que el solapamiento quede a favor de la corriente de agua. Dicen los manuales que así aguanta flotando unos diez minutos siempre que no se hagan maniobras demasiado bruscas ni se navegue "marcha atrás". Lo cierto es que aguantó lo que quisimos: lo probaron cinco usuarios distintos, hicimos todo tipo de maniobras incluidos tres esquimos a cargo del animal marino que se observa en la foto medio camuflado con la boya, estuvo 45 minutos en el agua y lo sacamos porque ya nos estaban esperando para una cena de celebración de la semi-botadura.
Magníficas impresiones! y alguna decepción: la de los congregados en la playa que esperaban un hundimiento anunciado.
Al día siguiente por la playa corría la voz de que alguien había navegado en un kayak envuelto en Celo!!!
Es una idea.

1 comentario:

El Animal Marino dijo...

Buenas Alapala !

Me encantó poder participar en a botadura de tu Qajaq. Fué un lujo y un honor.

Has construido un gran qajaq: noble, con buen tracking, muy maniobrable, acabados de lujo y esquimotea solo !!!

Firma,

El Animal Marino